Sensibilización y capacitación

Las mujeres inmigrantes son más vulnerables a la problemática de la violencia conyugal por su situación de inmigrantes. En general ellas están más aisladas y tienen un entorno social limitado, la mayoría no conoce sus derechos ni los recursos institucionales, ni el carácter criminal que la violencia conyugal tiene en Canadá.

Las mujeres que han sido víctimas de persecución política temen a las autoridades y no se confían fácilmente a las instituciones que representan al gobierno. Muchas mujeres que vienen de países donde la policía es represiva prefieren soportar la violencia, que denunciar la situación a la policía. 

A  menudo el medio social justifica la violencia conyugal entre los inmigrantes recién llegados  por las frustraciones que estos viven frente a los cambios.  Piensan que  la violencia conyugal puede ser  una característica de la cultura de ciertos inmigrantes.

 Las mujeres  apadrinadas por su cónyuge y las que están en espera de  ser apadrinadas se pueden encontrar con alto riesgo de ser violentadas. Por falsas informaciones ellas creen  que podrían ser deportadas en el caso que denuncien una situación de violencia.

La Casa ofrece sesiones de capacitación: Doble Silencio: Mujeres víctimas de violencia conyugal inmigrantes a las personas que trabajan en las áreas de la salud y servicios sociales y a los organismos comunitarios que dan servicios a los inmigrantes.
Esta capacitación tiene como objetivo el sensibilizar a los organismos interventores, de las dificultades que viven las mujeres inmigrantes víctimas de violencia conyugal, proponiéndoles un enfoque intercultural en sus intervenciones para optimizar la comunicación y  establecer la relación de confianza.

gauche2011.jpg

418 652 9761